Xerjoff

Tal vez haya heredado de su padre, un apasionado de los viajes, su afición por los perfumes de lujo y su amor por la naturaleza. Quizá también se deba a su azarosa historia vital. En cualquier caso, Sergio Momo cumplió el deseo de su corazón al fundar Xerjoff. En 2004 llegó el momento: el diseñador de origen italiano se asoció con la diseñadora Dominique Salvo para formar Xerjoff. Un placer para la vista y el olfato: la combinación de amante de los perfumes y diseñador da como resultado exactamente lo que es hoy la marca Xerjoff: ¡fragancias extraordinarias en prendas extraordinarias! Esculturas de cuarzo hechas a mano, frascos de cristal de Murano y otros costosos materiales naturales son los componentes básicos con los que XerJoff crea verdaderas obras de arte. Para nuestros ojos y sobre todo para nuestras narices. El enfoque de la marca es la estrecha relación con la naturaleza y los materiales que se extraen de ella. Por lo tanto, es lógico que los ingredientes naturales de las colecciones de perfumes Xerjoff se sientan más a gusto en un envase natural. La artesanía italiana en su máxima expresión. Colecciones con ese algo especial El lema de la marca de lujo italiana refleja adecuadamente la filosofía de la empresa: “Naturae Xquisite”,
La excelencia en las fragancias viene de la naturaleza.
Hoy en día, Xerjoff ha desarrollado diferentes colecciones de fragancias para cada deseo. La primera colección “XJ 17/17” es extremadamente individual y a la vez clásica. El clou aquí son los frascos hechos a mano de cristal de roca o de vidrio. A ésta le siguió la famosa y codiciada colección “Shooting Stars” en 2007, que Momo había decorado con un trozo del meteorito Sikhote-Alin que cayó sobre Siberia en 1947. Se consideran experimentales y se producen en cantidades muy reducidas. “Casamorati 1888” le siguió con matices frutales, florales y herbáceos autóctonos. Por último, en “Oud Stars”, Momo interpretó la fragante madera de incienso con oud natural. Hoy en día, Xerjoff es una marca reconocida internacionalmente que se ha convertido en una parte indispensable del segmento de lujo. Con pequeñas cantidades y frascos exquisitos y caros, Momo y Salvo ofrecen verdaderas especialidades en el panorama de los grandes perfumes.